POEMAS A LOS MAESTROS EN SU DÍA - 2009

Poetas del Mundo

Cajamarca, 19 de Junio del 2009.

Como homenaje a todos los maestros en el “Día del Maestro” les dedicamos esta compilación de poetas y poetisas del Mundo que han escrito estos maravillosos poemas inspirados en sus maestros.

Ir a Presentación     Efemérides peruanas      Día del Maestro

 

 

Autor   Título

José Felix Valverde Llajaruna

  Escuelita luz del saber

Eliseo León Pretell - Perú. Marga Mangione - Argentina. Elizabeth Leyva Rivera -  México. Héctor José Corredor Cuervo - Colombia. Cástor A.Olivier O - Venezuela

 

Fuerza de la Poesía: "Al Maestro en su Día"

 

Enviados por: Jimmy Calla Colana

  Poemas para el Maestro

Madre Teresa De Calcuta

  Para padres y maestros

Jimmy Calla Colana

  Maestro poeta y luchador social
Felipe Torres Andrade   Maestro en tu día
Carmen D. Lezcano Aranda   Maestro

 

Para padres y maestros

Madre Teresa De Calcuta*

Enseñarás a volar,

pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar,

pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir,

pero no vivirán tu vida.

Sin embargo…

en cada vuelo,

en cada vida,

en cada sueño,

perdurará siempre la huella

del camino enseñado.

-------------------------

*Madre Teresa de Calcuta. (Agnes Gonxha Bojaxhiu; Skopje, actual Macedonia, 1910 - Calcuta, 1997) Religiosa albanesa, nacionalizada india. Siendo aún una niña, ingresó en la Congregación Mariana de las Hijas de María, donde inició su actividad de asistencia a los más necesitados. En 1950 la Madre Teresa de Calcuta fundó la Congregación de las Misioneras de la Caridad, aprobada en 1965 por Pablo VI. En 1972 la Madre Teresa de Calcuta recibió el Premio de la Fundación Kennedy, y en 1979, el Premio Nobel de la Paz, cuya dotación económica donó a los pobres. En 1986 recibió la visita de Juan Pablo II en la Nirmal Hidray o Casa del Corazón Puro, fundada por ella y más conocida en Calcuta como la Casa del Moribundo, falleció el 5 de septiembre de 1997. Fue beatificada en 2003 por Juan Pablo II.

Fuente: Web Biografías y vidas

Ir al Inicio


MAESTRO POETA Y LUCHADOR SOCIAL

Por Jimmy Calla Colona*

Es bueno el silencio y el dolor

para escuchar el grito del alma

para arrancar lágrimas y verlas rodar por las mejillas...

(Juan Alberto Castro)

 

Había una vez

un gran maestro, poeta y luchador social.

Todos decían que era de una clase rara

hasta decían que su especie

estaba en extinción.

Con sus manos limpias

moldeaba la arcilla de barro

por un futuro mejor.

Su canto

era su única carta de presentación.

Un amanecer de frío otoñal ,

sus colegas,

sus alumnos y padres de familia,

discípulos todos de él

lo recepcionaron y lo ovacionaron

por sus sabias enseñanzas.

fue tan aplaudido

que él se sintió inmensamente feliz

pero nunca perdió su humildad.

Otro día en una velada resplandeciente

el maestro, poeta y luchador social

con el poemario en mano alta

comenzó a declamar

sus versos de fuego lumbre.

Todos atónitos escuchaban

con ojos casi brillosos

como nueva aureola

de un nuevo amanecer.

La manera

como el auditorium pletórico

escuchaba era inarrable.

Había un silencio infinito

sólo se escuchaba la voz potente

del maestro, poeta y luchador social

verso tras verso

estrofa tras estrofa

prosa tras prosa

rima tras rima.

Sus palabras parecían tener aroma

de rosas, geranios, claveles

todos bermejos encendidos de rubí.

sus poemas eran largos,

directos y muy sencillos.

El poeta gustó

el auditorium atiborrado

también lo aceptó.

Cuando estaba en la mitad

de lo mejor de su oratoria

y cuando el auditorium se encontraba

en lo más alto de su limbo gozoso,

el poeta calló,

sus ojos se oscurecían y se humedecían.

Se le nublaban por la metáfora suplicia y desgarradora

pero también inmensamente esperanzadora.

El maestro, poeta y luchador social

respiró hondo y volvió en sí,

sin dejarse vencer por el martirio,

siguió declamando con la fuerza

de un implacable gladiador.

Los ojos del auditorium brillaban

como un inmenso rocío

que llegaba al corazón.

Era el mejor momento de la poesía.

Cuando el maestro, poeta y luchador social

como puma en alto

apoyado en el oratorio

inclinando su cabeza

para rematar su última metáfora.

Se escuchó del fondo,

una soterrada y aguardientosca voz

de esos que nunca faltan

que amparada por la oscuridad,

provocadoramente gritó:

¡¿Por que tú poesía es triste?!

¡Eres un resentido social!

¡Eres un renegado!

El maestro poeta y luchador social,

calló.

El auditorium también se sorprendió

y cuando todo parecía acabar...

con esas fuerzas

que solamente tienen aquellos

que tienen una inagotable reserva moral.

sucedió lo inesperado.

El maestro, poeta y luchador social

como si nada hubiese ocurrido

no hizo caso tamaña provocación

levantó su cabeza siguió y avanzó.

El auditorium impresionado y atiborrado

siguió escuchando la hermosa poesía

del maestro, poeta y luchador social.

Que se entregaba

con toda su fuerza y energía

en lo mejor de su oratoria

hasta nuevamente gozar

de la palabra,

convertida en rayo.

Pero

El maestro, poeta y luchador social

con su voz entrecortada

por el mustio sable de la injusticia

que atragantaba al declamador.

Paró, momentáneamente,

no podía más...

todos miraron al poeta

vestido de luces y de hialino transparente

cuando iba a callar...

sacó fuerzas...

iba a parar...

pero siguió

El auditorium no podía

ni siquiera imaginárselo;

algo tenía que suceder

todo el auditorium boquiabierto contemplaba,

escuchaban su voz esperanzadora

y él los miraba a todos muy tiernamente.

y desafiando dijo:

- ¡Si, mi poesía es triste!.

¡y qué!

porque la realidad,

-ahora- es triste

y el artista popular tiene que reflejar,

no solamente eso, sino el nuevo amanecer

de un pueblo

que inexorablemente se levantará

para desafiar a los monstruos

de la clase dominante.

La respiración del público se paralizó

ninguna estrofa fue olvidada,

toda la prosa fue terminada y al terminar su última parte

lo hizo tan bien

que el auditorium rompió el silencio

para desembocar en la placidez

e ímpetu del poema largo, sensible y social,

que todos escucharon hasta llegar al delirio.

El maestro, poeta y luchador social

alcanzó la gloria, arañó el cielo

su nombre corre por todo el arenal

cuya compañía es la luna, el viento,

la neblina, la estera y los niños

para jugar dulcemente con el tiempo,

el rocío y el sol.

El maestro, poeta y luchador social

Es el nuevo símbolo del hombre nuevo y

de un mañana mejor.

------------------------------

*Jimmy Calla Colona. Nació en Moquegua el 26 de abril de 1957, pero radica en el Callao, a pesar que tiene varias maestrías él se considera un maestro de aula.

El sueño de este poeta marginal, cómo así lo llaman, es que su poesía llegue a los niños a quienes ama tanto, ellos seguramente comentarán con sus padres, sólo de ellos esperará pacientemente su opinión, no le importa las opiniones de los llamados eruditos, o de algún doctor especialista en literatura, ellos y sus técnicas no tienen nada que ver con la poesía social.
 

Ir al Inicio


 

MAESTRO EN TU DÍA

Autor: Felipe Torres Andrade

Lima - Perú

 

Maestro en tu día te quiero decir

que eres nuestro guía, fuente del saber

que con los ejemplos que a diario nos das,

de la vida misma, aprendemos más

 

Que todo lo bueno que podamos ser

son los resultados de tu abnegación,

del amor inmenso por tu profesión

en aula de estera, ladrillo o cartón

 

Oh, maestro de nuestro Perú,

cuántas voces hoy se elevarán

alabando tu insigne labor

forjadora de esperanzas mil

 

Pero tú tan sólo escucharás

nuestra voz que es sincera y leal,

del alumno que espera de ti,

no defraudes nunca nuestra fe

puesta en ti.

Felipe Torres Andrade, nos refiere, Soy docente, muy interesado en la vida política y social de mi país. Pero, además, me gusta el Arte en términos generales y, en particular, escribir versos para expresarlos musicalmente a través del canto.

Ir al Inicio


MAESTRO

            Por Carmen D. Lezcano Aranda

Lambayeque - Perú

             Clamores vanos

               golpes en las ollas vacías

                  los rezongos incrustan la ira...

                   y sin pan

                     sin palabras y sin eco

                       sin explicación concebida.

               ¡Al calvario Maestro!

                   al olvido en mustias palabras.

                 Tú eres la voz incansable

                    aún en la indiferencia...

                      el ingesto vacío

                        en estómagos a gritos...

                          en sentidos abiertos a la verdad.

                  Día tenebroso por venida 

                   Trozos de ansiedades

                   Claves de violines

                      en lunas tempestuosas

                         en desvaríos pasos...

                  ¡Maestro, toca las estrellas..

                    y  con tus ojos ciegos

                        moldea la luz !...

                          en este "valle insondable".

Ir al Inicio


Ir a Presentación     Efemérides peruanas      Día del Maestro