ALFONSO BARRANTES LINGAN EJEMPLO DE HONESTIDAD Y VOLUNTAD DEMOCRÁTICA

 

Ir a Presentación   Ir a San Miguel  Actualidad 2011

 

                                    Por: ANTONIO CORREA MALCA

 

Homenaje al Dr. Alfonso Barrantes Lujan en el Club Cajamarca,

discurso a cargo de Antonio Correa Malca.

 

 

Un 30 de Noviembre de 1927 Nació Alfonso Barrantes Lingán vio la luz en el pueblo de  San Miguel, en la verde  Cajamarca habría cumplido 85 años.

 

Este abogado de pequeña estatura, hablar pausado y muy galante con las damas llegó al sillón Municipal de Lima en 1983, considerado el primer alcalde de izquierda de la capital. Huellas digitales rememora sus 85 años a través de fotografías históricas y algunos pasajes de la vida del conocido “Tío Frejolito”

 

 Antes de ser el Tío Frejolito fue El Cuervo, se ganó ese apelativo al guardar un riguroso luto de 10 años por la muerte de su madre. De familia muy religiosa, aprendió gracias a su abuelo los himnos religiosos, que cantaba en la iglesia del pueblo

 

Cuadro de texto: Homenaje al Dr. Alfonso Barrantes Lujan en el Club Cajamarca, discurso a cargo de Antonio Correa Malca.
Alfonso Barrantes Lingán  fue uno de los peruanos más destacados e ilustres que tuvo el Perú. Uno  de los más grandes Cajamarquinos que ha dado esta ilustre tierra a la política peruana tan venida a menos y tan llena hoy de oportunismos y ladrones.

 

La vida de Alfonso Barrantes es un buen ejemplo de que la honradez no tiene color político, es un tema de formación de valores

 

Estudio derecho en la UNMSM, donde se vinculó con el APRA con el cual discreparía para adherirse a las ideas socialistas de José Carlos Mariátegui. Fue presidente de la Federación de estudiantes de UNMSM. Fue  un abogado laborista y político de izquierda muy estimado por el pueblo, quien lo apodara de TIO FREJOLITO.

 

Alfonso Barrantes es uno de los pocos políticos que, doce años después de su fallecimiento, sigue  mereciendo reconocimiento unánime. Todos recuerdan que fue un demócrata a carta cabal. Fue también y esto se recuerda menos, un marxista convicto y confeso, y en su juventud, un Aprista, como se sabe fue resultado de un largo proceso que se inicia entre Haya de la Torre y Mariátegui y se exacerba con el transcurso de los años.

 

Accede a las primeras planas en 1958, cuando es electo presidente de la Federación Universitaria de San Marcos y encabeza las manifestaciones callejeras de repudio al entonces vicepresidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, quien recibió en su visita de ese año al Perú expresiones de rechazo que el mismo recuerda en sus memorias.

 

Alfonso Barrantes Lingán, fue elegido Alcalde Metropolitano de Lima en las elecciones de 1983. Ejerciendo el cargo entre 1984 y 1987, realizando una gestión socialista que fomento la instalación  de comedores populares en barrios marginales y realizo obras de ayuda social, siendo  muy importante su programa el VASO DE LECHE para dar desayuno a los niños de las zonas marginales de Lima, otra gestión positiva de su periodo fue la refacciones integral y construcción de nuevas pistas en la ciudad y también en los barrios marginales.

 

En unos de sus pasajes de su discursó cuando asume la Alcaldía dijo. Al igual que en la noche de la Victoria, hoy, al asumir la responsabilidad del Concejo Provincial de Lima, invoco la menoría de mi Madre para que siga guiando mi vocación democrática de Centro y revolucionaria.

 

Fiel a mi origen, reivindico mi condición de provinciano, no para oponerla al limeño, que es la forma capitalina de ser también provinciano, sino para señalar la necesidad histórica de buscar una identidad que sea el sustento o la expresión autentica de nuestra diversidad fecunda.

 

Los discursos de Alfonso Barrantes, tenían poesía, fue esa poesía la que lo acerco al pueblo. El Dr. Barrantes habló al corazón del pueblo. Por eso su memoria ha quedado en el pueblo.

 

Era un comunicador genial, didáctico, de un  buen humor envidiable. Recuerdo cuando regresaba al Perú luego de una operación en Europa, Mario Vargas Llosa lideraba el FREDEMO representando a la derecha peruana. La periodista le pregunta ¡ Doctor, Doctor , es cierto que últimamente usted lee más a Vargas Llosa que a Mariátegui? Barrantes respondió: Mira hijita, yo leo a los dos. Cuando quiero educarme leo a Mariátegui y cuando quiero distraerme  a Vargas Llosa

 

Barrantes Lingán fue ejemplo de Dignidad y Decencia Política,  él nos decía la política se dignifica, se ennoblece cuando se hace a favor de los pueblos, asimismo el quehacer político como nuestro gran intelectual socialista José Carlos Mariátegui: Ideal, Misión Histórica, siempre al servicio de las nobles causas. Como no recordar cuando en su período de alcalde de Lima, iba a visitar a Palacio de Gobierno a conversar con el Arquitecto Belaunde en su volswagen, gran ejemplo para las presentes y futuras generaciones.

 

Cuando visitaba a los sectores populares les solía decir yo soy como tú, tú eres como yo, no hay diferencias.

 

Alfonso Barrantes, nunca se ufanó de sus logros y su humildad, su honradez y transparencia nos  trae a la memoria que la política aún puede ser una causa noble de genuino servicio al pueblo, que convoque a gente honorable y comprometida, todo esto se sintetizó en la frase “podemos meter la pata con nuestros errores, pero jamás meteremos la mano para robarle un centavo al pueblo”.

 

Alfonso Barrantes Lingán, pasara a la historia por ser ejemplo de decencia política y por sus sólidas convicciones democráticas y su intachable honestidad y humildad considerados como los pilares característicos en su vida, su desinterés de usufructuar el cargo político en provecho propio. Barrantes vivió para la política y no como otros que viven de la política.

 

El 2 de diciembre del 2000, en la calurosa Cuba dio su último suspiro. En el recuerdo quedará el hombre que recorría con su vaso de leche en la mano los barrios populares de Lima, manejando su viejo Volkswagen celeste de los años 70, leyendo a Cesar Vallejo o cultivando rosas, sus otras pasiones.

 

La noticia nos dio en el costado izquierdo del corazón. Barrantes murió, murió como mueren los árboles, es decir de PIE, sus restos descansan  en el sector los sauces del parque Cementerio Jardines de la Paz en la Molina.

                                        

Lima, Noviembre del 2012       

 

Inicio


Ir a Presentación   Ir a San Miguel  Actualidad 2011