Síntesis histórica del distrito de Ichocán

    ICHOCÁN: Fue creado como distrito en la época de la Independencia con el Reglamento Provisional del 12 de Febrero de 1821. Elevado a la categoría de VILLA por ley Nº 2265 del 2 de Octubre de 1916.

    Existía durante el incanato el nombre de ICHOCA. En la época de la conquista, fue descubierto por Hernando Pizarro, cuando los expedicionarios pasaron por este lugar que partieron de Cajamarca a Barranca el día que precedió a los Santos Reyes, estos pasaron por Ichocán, Huamachuco y Antamarca, descansando en este último lugar tres días. En el tornaviaje transportando parte del rescate del Inca del Santuario de Pachacamac, pasaron nuevamente por Ichocán el 13 de abril, ingresando a Cajamarca el lunes 14 de ese año 33, festividad de San Justino, junto con la tropilla también partió Calcuchímac en su rampa o litera en calidad de cautivo. 

El Gobernador Francisco Pizarro partió de Cajamarca el lunes 11 de Agosto de 1533 rumbo al Cusco con su hueste de 400 españoles, guerreros y cargueros naturales, pasando por Ichocán el 13 de Agosto con el general Calcuchímac como prisionero, herido de quemaduras y cargado de cadenas, (según anota el Historiador José Antonio del Busto). 

Hasta 1630 era ICHOCA, sus naturales permanecían con sus tierras, llegando a coloni­zarlo el español Don Bartholomé de Roxas, quien hace evolucionar el nombre de ICHOCA por “SAN GERONIMO DE ICHOCAN”, despojó sus tierras a los nativos, abarcando lo que ahora se conoce como: Sunchupampa, Chilca, Colpabamba, Llollón, Poroporo, Poroporito, Llanupacha, Paucamayo, Chancaybamba hasta Iracacucho y Chantaco. 

Antes de su muerte Don Bartholomé hace su testamento de repartición de sus tierras entre todos sus hijos y nietos. En 1719, a petición de Don Domingo de Roxas, hijo natural de Don Bartholomé ya difunto, dueño de la hacienda de “San Isidro de Tayaurco”, hoy Tayurco, Milco y Saparcón y también hacendado del Valle de Condebamba; ante Vuestra Merced so­licitó se sirva proveer Auto para la división de tierras de “San Gerónimo de Ichocán” de conformidad al testamento dejado por dicho dueño, entre los hijos y nietos: 

Francisco de Roxas. Bartholomé García Samanés, sobrino de Francisco García.- Francisco García marido de Juana de Roxas (difunta).- Thoribio de Roxas.- Andrés Sánchez, ma­rido de María Rosa de Roxas.- Domingo de Roxas.- Juan de Roxas.- Estefanía de Roxas, mujer de Bartholo de Cázeres.- Bernardino de Roxas (difunto).- Gerónima de Roxas, viuda de Pascual de Urbina.- Francisco de Roxas, y Matías de Roxas.

Por Decreto Real de Su Merced Don Raphael De Masferrer, Corregidor y Teniente de Capitán General de las provincias de Caxamarca, Guamachuco y Guambos y por su Majestad el 27 de Noviembre de 1719, Don Juan de Saldaña, Escribano Público, de Cabildo y Real de Indias provee el Auto para la división de hijuelas entre todos los herederos y a la vez propietarios también del Valle de Condebamba, que para ello Su Merced designó sus veces al Capitán Don Juan López Caballero Alcalde Provincial de la Santa Hermandad del Corregimiento de Caxamarca por su Majestad. 

El cinco de Diciembre de 1719, la Comisión designada y presidida por el Capitán Juan López Caballero con sus testigos Blas Sánchez De La Serna y Josept De Martos Barrios, inician el deslinde, redondeo y amojonamiento para hacer la división de dichas tierras entre los hijos y demás herederos con los títulos testamentarios en las manos. 

El siete del mismo mes se procede la división y posesión a todos los herederos, quienes cumpliendo los términos de la Ley en señal de únicos dueños se arrojan al suelo, arrancaban yerbas y tiraban piedras, exclamando: “posesión, posesión, posesión”.- Al término del reparto, en la Hacienda de San Isidro de Tayurco, la Comisión expidió el Decreto culminatorio de reparto de las hijuelas numeradas en 18 fojas para ser llevadas al Señor Corregidor, debidamente Firmadas en papel sellado de seis reales del año pasado, (1718) por no haberlo del presente. 

En la hijuela que le perteneció a Bartholomé García Samanes, nieto del propietario, consta como linderos “las tierras pertenecientes a la Capilla de Ichocán”, según parece a esta fecha tenía de 12 a 14 años ya de existencia. 

Me permito presentar una reseña muy sucinta de esta época de vida de nuestro distrito, aún desconocida; agregando que hasta la época de la Independencia, se denominaba “HAZIENTO SAN GERONIMO DE ICHOCÁN’; residencia de españoles peninsulares y criollos, por la solidez de su suelo, la exhuberancia de su clima y la pureza de su agua, elementos indispensables para conservar la larga vida con perfecta salud.
 
Recopilación: SESALUR*.

Regresar