Publicaciones

 

Ir a Presentación    Publicaciones

 

 

UN NUEVO LIBRO DE ELIO BURGOS

 

 

Antonio Goicochea.

 

Al mirar el prolífico quehacer de Elio, pensamos que son pocos que nacen con ese designio: de cultivar diversidad de artes, es dibujante y pintor, compositor de canciones, escritor y poeta, Elio es profesor, por tanto, didacta, además de promotor cultural. Alguna vez le escuché, que le pedía al destino, unos años más para seguir pintando, ahora creo que lo hacía, para realizar todos los talentos que traía encima.

Desde el título: Aura pasional, bien escogido, se presenta como poeta del alma, pinta a su libro de poemas, de palabras elocuentes, aún en su sencillez un fuerte ahondamiento espiritual, con una temática que atrapa al lector: amor al terruño; el amor y su antítesis el desamor, la soledad y la muerte, corpus poético que la aborda con valentía y decisión. El verso libre manejado con maestría, a veces del lenguaje coloquial, trajina al formal, así como de los hechos cotidianos a los parnasianos; baja por las faldas del Yamadón en un ofertorio telúrico. Ofrenda, y los primeros de sus poemas son eso, un canto a San Pablo de Chalaques y a su historia en su máxima expresión, Kuntur Wasi.

Sus poemas tienen un ritmo, una musicalidad bucólica, y es que son los parajes sampablinos que cantan con él, al campo y sus labriegos, al amor y al desamor, sueño y realidad, la presencia y la ausencia, la súplica; el ruego y el desdén; fidelidad y perfidia; la luminosidad auroral; y la penumbra del véspero y a los amores prosperados en la floresta

En Aura pasional, no como pintor, pinta, ahora sin pincel, con la palabra, los paisajes de la vida y la defiende. Pinta a San Pablo y sus artesanos, a San Pablo y sus meteoros, brisas, lluvias y vientos. Brinda por la vida con añoranza bucólica. Ahora orfebre de la pluma, así como el fuego en sus pinturas de fogones, sus versos arden en llamaradas de palabras en los que forma y fondo van en armonía.

Se despide, a pesar de afirmar que cuando se haya ido, aquí se quedará, regalándonos poemas en intrínseca una cosmovisión andina. Con una voz genuina, en la que el amor se desliza con versos nacidos en los llanos y laderas de su pueblo, con una fuerza trascendente, desea que su decir perdure en el alma sampablina, por lo que empuña los versos que pareciera están en el ámbito como a la espera de que alguien las tomara, el los agarra y hace que fluyan en armonía, uncidos a tempranas vivencias, y logra unos versos a satisfacción logrados. Dialoga con la vida en un embeleso sonoro de las metáforas, el símil, anáfora, prosopopeya entre otras, en reto con la iconografía pueblerina.

Cual, si parafraseara a Descartes, cogito, luego existo; Elio, nos dice a lo largo de Aura Pasional, amo, luego existo. El leit motiv, de su creación es el amor. Se inspira en el pasado que es sustento del presente y catapulta del futuro sampablino. Protagonizan sus poemas, los sampablinos, niños, jóvenes, hombres y mujeres, con sus vivencias apegadas a su terruño, que San Pablo imprimió en su conciencia e inteligencia su alma plena. Por eso desde el inicio sus poemas encandilan, concitan la atención y hacen que se desee seguir leyéndolos. Así como pasó conmigo, deseo que similar experiencia vivan los lectores, que espero sean infinitos, los que accedan a este hermoso libro.

Cajamarca, 28 de abril 2022.

Inicio


Ir a Presentación    Publicaciones