POESIA DE GARRIDO MALAVER:

 

DE LOS DIAS ANONIMOS JUNTO AL MAR: EL MAR, ETERNIDAD Y AMOR

 

N.R.  En el programa CENTENARIO  del natalicio de Julio Garrido Malaver, en la ciudad de Trujillo, en el ciclo de conferencias destaca la Conferencia: IDEAS FUERZAS EN LA POESIA DE JGM, análisis de dos libros de poesía del homenajeado: Los cantos de la sangre castigada y De los días anónimos junto al mar. Ofrecemos a nuestros lectores la segunda  parte  de la conferencia del poeta Bethoven Medina, uno de los más allegados a la vida y obra de Garrido Malaver. 

 

                                                                          * Por:  Bethoven Medina Sánchez

 

Cuando los días son anónimos, es porque  tienen data desconocida. Sucede que son la ruptura de las barreras del tiempo, son la eternidad. Y si en estos días, que son anónimos, se piensa que  el agua de los océanos es eterna y azul, se  debe –principalmente- a la comprensión y reflexión de los concepto de mar y eternidad en la significación azul del cielo. Así dicta el raciocinio.

En el poemario de De los días anónimos junto al mar de Julio Garrido Malaver, los elementos temáticos son días y mar. Entonces, al mar, amplio y soberano, permite analizarlo desde su composición de agua. En realidad, el agua posee por sí misma un ligero color azul cuando se almacena en grandes cantidades. En el análisis de planos paralelos, arriba-abajo, diremos que la reflexión del cielo contribuye a que el agua se vea azul, pero no es la principal razón. El azul que entendemos también por infinito, debe su origen a la absorción por las moléculas de agua de los fotones "rojos" provenientes de la luz incidente, siendo este fenómeno uno de los únicos y maravillosos ejemplos en la naturaleza que se producen por la vibración y la dinámica electrónica.

Con respecto al mar, que significa vida, tanto científicos, investigadores y biólogos coinciden en señalar que el origen de la vida se encuentra en el agua ya que el primer ser vivo, aparecido hace cientos de millones de años surgió del océano primitivo. De él provino la primera célula madre que dio origen a todos los seres vivos con quienes hoy poblamos nuestro planeta.

El poeta Garrido Malaver, siempre con palabras profundas y poéticas,  le expresa a la amada, y con convicción, los temas supremos:

El mar es mucho más.

Si pudieras amarlo como yo te amo

conocerías que en el Mar habitan

Soles durmientes

Inamovibles Lunas

Estrellas que no precisan de cielo.

Cánticos sin sonido.

¡ Maravillas

que nunca fueron ni serán jamás

Por las conceptuaciones poéticas de Garrido Malaver, ante la inmensidad de la vida, debemos aceptar interpretaciones que aluden al cielo como  mar de nubes, el cual representaría la inmensidad del universo frente a la pequeñez del hombre.

El hombre es nada ante la naturaleza, en cambio el mar es expresión enigmática de la natura, así como la botánica que inspira temas universales. En consecuencia, ante un análisis e interpretación de los temas nos motiva referenciar el texto Las Hojas de otoño de Víctor Hugo en el cual se evoca a la pequeñez del hombre frente a la naturaleza, tal como Wiltman en su libro Hojas de Hierba. Estas significaciones ocurren también en algunos textos de Anábasis de Saint John Perse en donde el tema eje es el mar, tal como se da en las expresiones poéticas de nuestros autores más cercanos: Alcides Spelucín, Wilfredo Torres Ortega, Juan Ojeda y André Aguirre Lynch, entre otros. En definitiva, el mar es emblema de eternidad como el tiempo de días anónimos.

Al final, los grandes temas universales -como la naturaleza- se regeneran, pero el hombre es mortal.

Alguna vez don Julio, me contó que en una tertulia con Macedonio de La Torre, coincidieron que la mejor artista del mundo es la naturaleza. Se habían ido de caminata a la bocana del río Moche y, antes de ingresar al mar, analizaron cómo y por qué el caudal del río, en su tránsito dejaba raíces, troncos de árboles y hasta piedras, que durante el viaje entre las aguas habían adquirido forma de animales y objetos. Recuerdo también que, alguna vez recogió partes de especies vegetales, las cuales pulió y dio acabado a las formas que ya habían adquirido por efecto natural. De éstas hizo una exposición en el Club Central. Ocurrió entonces que, don Julio se volvió artesano no solo de la palabra, sino de la naturaleza misma frente al mar. 

En el poemario De los días anónimos junto al mar, se  transmite ideas fuerza del  sentimiento de lo sublime y eterno, la impresión de magnificencia y sobrecogimiento que produce el mar y la natura en toda su grandeza.

Cuando hablamos de eternidad, de tiempo; hay que entender que éste,  no solo es  cronológico que subdivide nuestras vidas, ni el tiempo científico  que se mide también desde el raciocinio y empleado en las matemáticas financieras, sino que tenemos el  tiempo vivencial, el tiempo filosófico, que supera la temporalidad y  supera los límites con interpretación metafísica. El tiempo primario e inconmensurable, el tiempo filosófico y poético, el mismo que es la base para entender los tiempos cronológicos y científicos. Es el tiempo de la conciencia como señaló Ortega y Gasset conceptuando objeto y sujeto, que se presentan en el escenario vital.

El poeta- hombre ante el tiempo, el mar y el amor; tendido en las arenas y frente al océano, y de espaldas mirando el cielo, parece recordar a lado de la amada:

¿ Por qué mis ojos tratan

de acostumbrarme a ver

cielos despavoridos?

 

¿Qué lejano dolor

no anclado en mi corazón

me habitúa ya a sus cicatrices?

¡ El ayer es el Tiempo que pasó sin nosotros!

¡ El pasado pretender ser después…!

 

El hombre natural de celendín y poeta extraordinario de la reflexión profunda, encontró el punto de encuentro con la maravillosa totalidad de la que hemos surgido y cuyo cordón umbilical es el conocimiento. Siempre esperanzado en su visión, entendió y predicó que ”La voluntad de la ilusión es condición de la existencia”, como diría Nietzche.

Finalmente, mencionamos que ahora los ecólogos tratan de adentrarse en una partícula del mar, para dar con la razón de ser de nuestras funciones vitales; traducir en fórmulas un fenómeno, un movimiento, una estructura; inducir tales o cuales conclusiones; elaborar una teoría; predecir hechos; ratificar o rectificar conocimientos; añadir un eslabón más a una cadena interminable. Esta investigación está muy bien como identificación con nuestra evolución y naturaleza, sin embargo, nuestro poeta, con anterioridad, sensible y poéticamente tradujo en profundas palabras el sonido, la forma, la línea y el color de las olas.  Él, nos dictó que el movimiento o la representación humana, el enigma de sí mismo,  es parte del enigma del Universo.

Y consciente de la pequeñez del hombre ante la naturaleza y el tiempo, fue contundente en estos versos:

Quizá la Vida sea

solamente

afán de regresar

a lo que fuimos..

 

Ahora ya lo sé:

bueno es morir,

¡ Y después levantarse !

Regresar