Yma Súmac, una voz inigualable.

 

Presentación   Mitos, leyenda y narraciones  Yma Sumac

 

Por Carlos E. Quevedo Guerra*.

De: CARLOS E. QUEVEDO GUERRA. Crónicas y leyendas de Cajamarca. pp. 170.

Cajamarca, 02 de marzo de 2013

No existe en el mundo de la música, una voz como ésta”- escribía el periodista Glenn Dillard, del famoso diario de Washington, “The Times Herald. “Tiene una gran amplitud como ninguna voz femenina de concierto u opera, lo cual penetra en la estratosfera acústica o puede bajar inmediatamente a un subcontralto muy por debajo de la nota con mucha facilidad. Esta voz, sólo solo se presenta una vez cada mil generaciones”.

Otro diario de Buenos Aires, Argentina, decía: “Es la más grande revelación de nuestros tiempos”. En Río de Janeiro, el diario O Globo, comentaba: “Con su magnifica divina voz, ha dominado y ganado la sensibilidad artística de todo Brasil”- “Los problemas de nuestro mundo moderno se olvidan a través de magnetismo de ese fabuloso regalo que nos bien directamente de la descendencia de Atahualpa, el último de los reyes incas”.

El prestigioso diario “The Times”, de los Angeles, USA. Albert Goldberg, escribía: “Escuchar esa fantástica onda musical de complejos ritmos y acompañamientos es lo último en experiencia y algo nuevo en la música”.

En todo lugar los comentarios eran casi los mismos. La consideraban más que un gran cantante, era un gran descubrimiento en todo el mundo musical. Una increíble belleza creada por la naturaleza, por su voz, su rostro y su forma.

Todos estos comentarios se hacían a finales de los años treinta y comienzos de los cuarenta y se referían a Margarita Emperatriz Chávarry del Castillo, más conocida como Yma Súmac. Nacida en Ichocán, pueblito del cual ya hemos hablado.

Algunos ichocaneros que conocieron a Emperatriz, decían que la verdad ella no nació allí, sino en el Callao, (puerto principal del Perú); pero que su padre Sixto Chávarry  Espinoza y su madre doña Emilia del Castillo, ambos naturales del lugar, regresaron a vivir en su tierra, trayendo a su hija, donde creció y vivió hasta su juventud.

Lo cierto es que la prensa internacional indicaba como su lugar de nacimiento a este pequeño poblado de Ichocán, seguramente por declaraciones de ella misma quien se consideraba ichocarera y no del Callao. Sin menoscabo de sus extraordinarios dotes para sacar notas altísimas y bajas con la mayor naturalidad, algo que nadie en el mundo lo podía hacer. La presa tejió una serie de historias que no ajustaban exactamente a la realidad. Posiblemente lo hicieron por crear un sensacionalismo  comercial y envolver a Yma Súmac en una leyenda que haga más atractiva su imagen internacional, que ya de por sí se había ganado.

Así, decían que era una princesa descendiente de los incas. Que participaba con sus cantos, en las celebraciones anuales de dios Sol y que cuando el gobiernos peruano supo9r del extraordinario talento a la capital; lo que produjo el levantamiento de más de 30000 indios que no querían dejar ir a su procesa.

Estas noticias causaron malestar en sus propios coterráneos, pues argumentaban que: Primero, en Ichocán, aunque era un pueblo de la sierra no había indios y pueden constatar que el noventa por ciento de la gente es mestiza con predominancia de la raza blanca, con ojos claros y tez blanca, al igual que Yma Súmac; por lo tanto, no fue Emperatriz la princesa mencionada, ni hubo nunca  treinta mil indios levantados den armas.

Lo que si fue cierto es que Emperatriz Chávarry conoció a un compositor un músico ayacuchano (Ayacucho, departamento del centro peruano), llamado Moisés Vivanco, quien descubrió la habilidades naturales de Emperatriz y lo promociono, haciéndola cantar temas que él mismo compuesto o arreglado.

Posteriormente cuando Yma Súmac se encontraba en Estados Unidos de  Norte América, ya establecida y famosa mundialmente, agregó a su repertorio, música original del conductor Leslie Baxter.

La Señora, Rosa Lezama, pariente y contemporánea de Emperatriz, cuenta que de niña participaba de los juegos y travesuras en donde estaba incluido su privilegiada Yma, quien reproducía mejor el sonido y canto de los pajarillos, como del ruiseñor y otros, Posiblemente sea la dueña de tan maravilla del mundo, lo que lo llevó a relacionarse con los más famosos del teatro, del cine y otros artistas de la farándula mundial.

El Hollywood, Yma Súmac cuenta con una estrella de granito rosado, con su nombre grabado en bronce, honor que hace sólo a los artistas más destacados en el arte mundial. Sin embargo, ni en Cajamarca ni en Ichocán lugares de donde salió esta famosa artista que causó la admiración del mundo, no cuenta con ningún recordatorio que puede ser, un incentivo par al juventud.

 

N.R. Con mucha razón el escritor Carlos Quevedo manifiesta su extrañeza, como colofón de su crónica, la ausencia de algún recordatorio tributado a la diva Yma Súmac como un incentivo motivador para la juventud.

---------------------------

Carlos E. Quevedo Guerra. Escritor peruano, nacido en Cajabamba, viajó a Estados Unidos, Los Ángeles donde vivió por espacio de 10 años, Allí, estudió corretaje de seguros y trabajó como Agente y luego como Broker de las compañías de Seguros, a su regreso al Perú trabajó como profesor de Inglés en el Colegio Nacional de mujeres Santa Teresita de Cajamarca, José Gálvez y Nuestra Señora del Rosario de Cajabamba. Ha publicado: Historia genealógica de las familias cajabambinas. 2010, Crónicas y Leyendas de Cajamarca. 2006, Debate. 2003, Crónicas y Leyendas de Cajabamba. 1994, Los últimos días del planeta Tierra, entre otros.

Inicio 


Presentación   Mitos, leyenda y narraciones   Yma Sumac