Mitos, leyendas y narraciones de Ichocán

 

 

Presentación   Mitos, leyenda y narraciones

 

LEGADO HISTÓRICO DE DON

FELIPE SANTIAGO RODRÍGUEZ QUIROZ

(1897-1990)

 


Escribe: Dora Rodríguez Pereyra

Don Santiago Rodríguez Quiroz, natural de Chilcapampa, Ichocán, provincia de San Marcos, Cajamarca, de ocupación boticario, en el siglo pasado fue alcalde del distrito de Ichocán por dos períodos. Contribuyó de manera importante con la salubridad, el ornato, turismo y cultura, mejorando las condiciones de vida de los ichocaneros, siendo por lo tanto digno de elogio. Entre sus obras más importantes sobresalen las siguientes:

1.     La construcción del quiosco y los balaustres de la plaza de armas y del atrio de la Iglesia San Jerónimo de Ichocán, que se mantienen en buen estado de conservación, a pesar de su antigüedad de cerca de 100 años, mérito también del maestro constructor don Miguel Tapia Jara, notable ichocanero.

2.     La construcción de canales para conducir el agua desde la única fuente, el puquio de La Totora, parte alta del pueblo, hasta las llamadas pilas (chorros de agua), ubicadas en los siguientes puntos: parte lateral derecha de la Iglesia, otro en las Cinco Esquinas y un tercero en la calle de la antigua Escuela ex N° 90. De esta manera la población se abastecía de agua para su consumo y regadío por muchos años. Vale agregar a esta obra el pilancón, (especie de piscina) que se llenaba de agua para riego y para la diversión y baño de niños, adolescentes y jóvenes varones.

3.     Haciendo gala el distinguido alcalde, como buen visionario, descubrió en el valle de Condebamba, en un enmarañado potrero, una fuente de aguas termales que le dio el nombre a la zona como Aguas Calientes. Ya descubierto este importante recurso natural, construyó caminos y trochas carrozables y una pequeña casa de adobe y teja con pozo termal para el servicio de la comunidad y de foráneos, convirtiéndose en un atractivo turístico en la región. Posteriormente, con ayuda de otro distinguido ichocanero, el Ing. Humberto Velásquez Alcorta, gestionó los análisis físicos y químicos del agua, cuyos resultados están a la vista en la placa recordatoria del hoy Complejo Turístico del Centro Poblado Aguas Calientes.

Estas obras son emblemáticas para Ichocán, por lo que nosotros sus hijos y demás familia, vivimos orgullosos de su legado como persona y su trascendencia en la historia de Ichocán. Revaloremos sus esfuerzos y logros alcanzados, reconociendo asimismo sus virtudes de honestidad, transparencia y entrega a su pueblo.

La historia que no se cuenta la usurpan o queda en el olvido.

Un fraternal saludo a todos mis paisanos y amigos de Ichocán y Cajamarca.


Dora Rodríguez Pereyra.

Lima, agosto del 2023.

 

Inicio 


Presentación   Mitos, leyenda y narraciones