CARTA DE UN VILLANCICO

O CARTA DE UN CIANÚRICO MORIR

EN NAVIDAD DE ADELANTADO CARNAVAL

QUE EN PISCINA DE ORO NUESTROS MINISTROS SURREALISTAS

RUMBEAN DURO COMO LEONES Y OSOS EN EL CIELO

 

POR VÍCTOR CASTRO ACHUY

 

 

Al escuchar una música de cerros o tropical lluvia.

Al sentir el sol trayendo de pronto, conocidas sonrisas.

Es así, como a través de norteño tiempo

y esta rígida distancia los miro.

 

 

Aunque tarde. Agradezco sus bondadosos e-mails,

sus invitaciones de arte, sus enólogas mesas.

Este Año Viejo, como yo, 

me ha visto caminar por lejanas minas.

No recitales, no presentaciones de libros, no encuentros literarios.

 

 

He perdido, compadres cumpleaños, paseos, conferencias,

exposiciones pictóricas, y veladas abrigadoras en Brisas del Titicaca;

y noches, muchas noches de guitarra y cajón,

mordiendo como un beso los camoteros anticuchos,

y pies desbarrancándose mañaneros en el mar.

 

 

He perdido, incluso, mi musita limeña... ¡Qué año!

Mi luz de juventud, mi música clásica, 

a la hora de escribir algunas pobrezas de mi humanidad.

Ahora vago, con mi café, con mis libros, en sombras.

 

 

Cristianamente, en sus almuerzos, en sus avenidas mochileras,

en sus fuegos de escritura, en sus paisajes de golondrinas.

Les pido que perdonen, que disculpen,

a este horrible cholo, que siempre los recuerda,

que siempre los lleva combativos en su ingrata memoria.

 

 

Después de Navidad, alma en fiesta,

aquí, mis norteños cañaverales sabrán de "fuerzas especiales"

urgiéndome ir a Lima. Una aventura más,

un viaje pueblerino más, y el Verano volverá a mi corazón.

 

 

Todavía tengo tiempo de cantar un Belén

para mis flores de mi Huaca, y visitarlos.

Allá, en Año Nuevo bailaré encantado como soltero.

Claro que ya me acerco a la edad inca de Oscar Niemeyer.

 

 

Pero esta vida dulce y amarga,

de paz y guerra permanente, es un instante de órganos mutando.

Y Uds., y esta viudez, lo saben mejor que yo.

Lucho Barrios, canta  :  "A mis años, estoy enamorado" ...

 

 

En mi tarde, una travesía sin retorno es el Año Viejo.

Y ya va partiendo como de histórico puerto Huanchaco.

 

 

¡Hnos. amigos! En su hogar de mundos diferentes, pero unidos,

deseo, que muchas luces amorosas

sean sus compañeras sonrisas  :

 

 

¡FELIZ NAVIDAD Y VENTUROSO AÑO NUEVO

                         2013!

 

 

 

Víctor Castro Achuy

Laredo. Trujillo. Perú.