Libros de Cajamarca - 2002

 

Ir a Presentación      Ir a Carátulas de libros

 

CHÁVEZ GUARNIZ, Teófilo Rogelio. Apuntes Lenguaje. Centro de Estudios Pre Universitarios CEPUNC. Universidad Nacional de Cajamarca. Impresión Enrique Bracamonte Vera S.A. Lima, Perú. Diciembre 2002. 2084 pág. 14.8 x 20.3 cm.

La Universidad Nacional de Cajamarca en su nueva política de extensión

Académica a la Comunidad Cajamarquina y especial atención a los jóvenes escolares de la Región, presenta la Colección de Textos del Contenido de Cursos Desarrollados para el Ingreso a la Universidad, que incluyen el balotarlo desarrollado así como problemas y solucionarlos, e ítems acorde a los programas Educativos del Nivel Secundario del Ministerio de Educación, que servirá no sólo para los postulantes a la Universidad, sino también para los jóvenes estudiantes de secundaria y los docentes como texto de consulta.

Este valioso trabajo, no solo significa el esfuerzo de la Universidad y sus autoridades sino la participación conjunta de los docentes del CEPUNC, felicitándolos de manera especial por la dedicación entregada lo cual permite incentivar a padres de familia, jóvenes escolares y profesores de Centros Educativos al estudio y la preparación hacia una determinada Carrera Profesional.

Seguiremos apoyando esta labor que hará de nuestra Universidad una Institución cada vez más grande, logrando juntos, Universidad y pueblo, el desarrollo cultural y bienestar de los Cajamarquinos y por ende del Perú.

Cajamarca, Diciembre del 2002

ELIO DELGADO AZAÑERO

RECTOR

Inicio


SOTO PERALTA, Melquiades. Obras de la Literatura Peruana y Universal. Impresión: Asociación Martínez Compañón. Cajamarca. 2002. 30 Pág. 16.3 x 20.6 cm.

 

PRÓLOGO

Este modesto compendio de obras literarias, géneros, autores y nacionalidades tiene la sincera intención de llegar; de manera preferente, a la juventud estudiosa, a los colegas maestros, autoridades educacionales y padres de familia del país. Está constituido este documento por la recopilación de título de las principales obras de la literatura peruana, española, hispanoamericana y universal. Han sido cuidadosamente seleccionados en forma alfabética ascendente, de acuerdo con el requerimiento del quehacer educativo y cultural.

El asesoramiento pertinente de docentes de la especialidad de Lengua y Literatura y la decisión de llevar adelante este proyecto han dado lugar a la realización de este pequeño trabajo que hoy se pone al alcance de todos los peruanos amantes de la cultura y del progreso en su conjunto.

Es de vital importancia hacer de su conocimiento, amigo lector, que existen miles de obras más, así como también cientos de escritores, tanto peruanos como extranjeros, muchos de ellos ignorados y otros desaparecidos tempranamente, pero que han legado testimonios culturales invalorables a la humanidad.

 

AGRADECIMIENTO

Agradezco infinitamente a todos los que han hecho posible la elaboración del presente trabajo, a la invalorable colaboración de las autoridades educativas y, en especial, a los señores directores y profesores de los diferentes centros educativos del país, por las facilidades brindadas para la difusión de este compendio en sus respectivos planteles, pues, solamente se lo hace con la sana intención de mejorar, modestamente y con los medios a nuestro alcance, el nivel cultural de nuestra amada patria.

Prof. Melquiades Soto Peralta.

Inicio


SILVA LATORRE, Rosa Zoila. No me quisiste. Ediciones Wayrak. Chota. Noviembre 2002. 52 Pág. 16 x 10.5 cm.

PRESENTACIÓN

Ser mujer, como intitula a uno de sus poemarios Mariana Llano, es una condición que aún se posterga en nuestra sociedad, incluso iniciado el tercer milenio. Mucho más en Chota, y peor si es poetisa (a pesar que se dice que escribir versos es oficio de señoritos, no en el sentido aristocrático sino en el concepto antiviril, ¡vaya paradoja!).

En nuestro pueblo todavía es pequeña la parcela literaria de las damas que han escrito y publicado. Mejor dicho su predio es todavía poco notorio, ya que el espacio que se alcanza en la literatura hay que ganarlo con esfuerzo propio (no con prólogos o presentaciones).

A todas nuestras poetas chotanas se las puede nominar acá, porque la lista es breve: Ernestina Rodríguez Segura, las hermanas María Jesús y Angélica Acevedo Vargas, Ana Bernal Latorre, Celina Díaz Martínez, Bertha Calderón Quiroz, Soledad Portocarrero Oblitas, Ana Saavedra Mena y Flor de María Llanos Tafur. Repito, ellas son las que han escrito y han publicado, pues habrá también poetisas inéditas.

Entonces Rosa Zoila Silva Latorre viene a ampliar la relación anterior. "No me quisiste" es el primer poemario que publica (aunque no el primero y único que ha escrito) y como se

comprenderá (cuando se lo haya leído), ella ya es una poeta que tiene madurez, no de edad (que es indiscreción decir la edad de una dama), sino madurez cuando expresa sus sentimientos, ya que los 24 poemas que integran este opúsculo, son poemas de amor vivido o testificado, y que se los intuye desde el título.

Así como a la fruta se la aprecia en su dulzor, apreciemos su humanidad en sus palabras:

Yo le pedí al Señor

que me conceda la gracia

de poder ser para ti,

fuente de felicidad.

Amiga, amante y esposa,

mujer, madre y compañera;

esta promesa acabó

el día que tú te fuiste.

(Tu adiós  y mi tristeza)

 

Te comportas como el tiempo

que trae sol y aguacero,

incierto en el pensamiento

como amor de pasajero.

(Mi dicha)

 

En la presencia de Dios

seremos uno los dos

y haremos con nuestras manos

de una espina, hermosa flor.

(De una flor y una espina)

 

Sincera, sencilla y serena es la poesía de Rosa Zoila Silva Latorre. ¿Para qué mentirse uno mismo? Y no con palabras rebuscadas se dice mejor lo que se siente. ¿La notan convulsa acaso?

Sin embargo, habrá que presentarla aun. Rosa Zoila viene del distrito de Conchán, de Chetilla (lugar donde se desarrolló una temprana cultura pre inca) y en cuya escuelita cursó el primer año de primaria (Transición) para luego concluirlos en Tacabamba, en la misma ciudad inició los secundarios y los concluyó en el colegio "Sagrado Corazón de Jesús" de Chota, egresando en la promoción Helen Keler, en 1977. (¿Saben quién es ella? Una gran mujer que de su condición minusválida (sorda y muda) hizo su potencial de amor, llegando a ser una importante escritora norteamericana). Rosa Zoila no fue a la universidad. Regresó a Chetilla y allí vive graduada de esposa en la universidad del hogar. Y todavía más, sus ratos libres los descansa trabajando como catequista. Y su poesía, como ya la hemos catado, recoge toda esta gran experiencia. Esta publicación, además, no tiene el apoyo sino de su esposo, porque para difundir la literatura no hubo ni hay presupuestos institucionales, ¿los habrá alguna vez en Chota?

"No me quisiste", en el lenguaje de este libro, no es un reclamo ni una amenaza, es el descubrimiento de que simplemente alguna vez no fue correspondida. Y lo que para él fue acaso una circunstancia, para ella es un grato recuerdo, no él sino lo vivido justo en la edad que perdurará siempre. Esa es la bondad de la poesía, guardar aquello que uno atesora. Y Rosa Zoila al no ser correspondida, si es que no lo fue, no perdió sino aprendió que quien ama nunca estará solo.

José López Coronado

Inicio


VILLANUEVA CRUZADO, Jorge Walter. La Calle es un Lugar. ©Jorge Wálter Villanueva Cruzado. Cajamarca, Perú. Petro Glifo, 1ra. Edición, 2002. 40 p. 20.9 x 14.9 cm.

 Prólogo

La presente poesía, equivale, en prosa, a la excepcional na­rrativa contemporánea latinoamericana. Única en el mundo. Poé­tica narrativa encierra esta obra, más allá de “Este río de la Vida", propiamente dicha prosa poética, incluida en sus páginas.

Ritmo interior riquísimo. Pecando a veces, de sobriedad.

El poeta, ha mensurado sus términos matemáticamente, cien­tíficamente, en un purismo expresivo que logra Economía del Len­guaje, en un sentido pocas veces logrado en las obras del género.

Los valores poéticos son plasmados ampliamente en una bús­queda insaciable, que ni el mismo autor puede ser consciente.

Vigorosamente ensimismado concentra su ego, más allá de las vivencias, felices e infelices, para trazar versos con los cuales ni él mismo puede estar de acuerdo, dadas sus constantes e indesmayables, insaciables realmente búsquedas e innúmeras inquietudes.

El resultado de tanto, por decir lo menos, trajinar y afán, son realizaciones diáfanas, sencillas, propias solamente de las gran­des obras: "Caen las sombras, / sobre la tarde, / y la mágica luz del silencio/extasía el alma".

Sin hacer una heredad, mucho menos anheló el autor semejar­se — ni lo hace—, su producción está encontrando comparabilidad con los mejores versos de Eleodoro Vargas Vicuña, Abraham Valdelomar, y, por extensión fríamente convicta, con José María Eguren y cierto aspecto vallejiano, pero con estilo propio.

Las latitudes y límites son avizorablemente grandes. Baste decir eso. Basados más que en las letras, en la lógica matemáti­ca. Y sus convicciones filosóficas que entraña. Jorge Wálter Villanueva Cruzado, publicó su primera obra, "Hojas Frágiles", en 1993. Ahora realmente nos sorprende, nos sorprende porque la distancia entre ambas, escapa a los límites de dos siglos. Va más allá, suplicando, sin quererlo, un adjetivo: magistral.

Hiper-rodeado de tragedia, como todo ser, la temprana au­sencia de la madre y después del padre, halla ecos de, propia­mente arte: "Verte así dormido y yacente (...) / no te veré más quizás (...) / así es el momento crucial y perenne. / Devoto de Dios eras, diminuto vestigio de luz (...)."

Pero el eco de su formación planetaria se enfrenta o confron­ta con Bécquer: "Esa es la verdad de la vida / en velo / Yo la quise un día / ¡Quién podrá saberlo..!"

La riqueza expresiva de la obra, limita esta presentación. Por donde y al azar se busque, sólo terminaría la presente redacción en el comienzo. Jamás hallaríamos la real presentación, en fondo y forma, de esta obra excelente. Siempre estaríamos inconclusos.

Pero existe un detalle devenido del código genético de Villanueva Cruzado: la cultura quechua, que proclama a la pie­dra, cual transistor de vida. Sólo mencionamos: "Ahora que tu corazón es una piedra/ y es piedra/ el origen del amor/ sostén mi cuerpo tendido/ elévalo/ al Sol."

Sublimidad. Y la reafirmación de lo eterno, y etéreo, que re­cuerda, sin proponérselo, a Whitman, Cardenal, Neruda, Mistral: "Allí/ donde crece una rosa, / está su corazón./ Allí,/donde nace la tierra,/un niño ama a Dios."

Solamente releyendo verticalmente "La Calle es un lugar" hallaremos caminos nuevos. Y como re-crearla, recreándonos y re-creándonos con elementos consustanciales, protagónicos y planetarios: Necesidad de Integración Holística, Cotidianeidad, Amor cromático y vivencial con muchas posibilidades más gran­des y futuristas aún.

Debo mencionar también que la presente obra tiene Amor Fraternal, por encima de todo. Y es el Leit Motiv, justamente de todo su contenido.

Para terminar, o para comenzar la lectura real, así de simple, estamos ante una gran obra.

Ricardo Ravines Mondoñedo.

Cajamarca, agosto del 2002.

Inicio


Ir a Presentación      Ir a Carátulas de libros