EL DIALOGO DE YEHUDE: HACIA UN CONSENSO NACIONAL INTEGRACIONISTA Y DESCENTRALIZADO CON FORTALEZA EN LAS PROVINCIAS

Por: Carlos Freundt de la Puente

Hemos visto al Líder Ético, iniciar una razonable conversación con las fuerzas vivas del País (al propio estilo de Yehude) y que en todo momento de su gestión como Presidente de Lambayeque se reflejó en un entendimiento y una tregua justa para resolver los problemas que aquejan a nuestra patria. Enumerarlos es ocioso, todo los conocemos...

Sin embargo, es mortificante la actitud de líderes y gremios - los que dejándose llevar por el cálculo y el miedo que les produce, la capacidad gerencial y el don de gentes que caracteriza a Yehude – que  han mostrado el lado oscuro de la politiquería peruana.

Viéndolo así, ¿para qué perder el tiempo en dialogar con sordos, ciegos y mudos?

El respaldo que debe recibir el gabinete Yehude, no requiere del consenso de todas las fuerzas que se encuentran en el Congreso mediante un pre diálogo, ya que el voto de confianza que debe recibir se cae de maduro con el solo hecho de sustentar su Plan de Gobierno.

Los peruanos, hastiados y asqueados de la gestión del gabinete del Castillo, no tolerarían una censura a un hombre honrado.

Dialogar con Lourdes, luego de su “nueva” posición “izquierdizoide” y con Humala, ha sido bueno para ver hasta qué punto un hombre honrado, buen gobernante y con un manual de buena gestión (hablo de Yehude), en la mano, la suya,  no les gusta... les da temor  . Por ello esa ambigüedad, esa seudo cautela...

Pienso que Yahude debe buscar su fortaleza en las regiones. Por ahí se debe empezar el diálogo y los consensos. La política doméstica de los sectores Públicos, bien lo ha dicho el Premier, que sea tarea de cada  uno de sus Ministros.

El consenso nacional, debe ser Integracionista. Buscando la realidad nacional y esta se encuentra en las Provincias. Hacia ahí debe apuntar el diálogo y los proyectos de largo plazo.

La minucia política  limeña, tan acostumbrada a hacer del País un centrifundio, tendrá que acostumbrarse a una nueva era de política descentralizada,  dialogante y pensando en los más pobres. A los  animales políticos que están en el partidor no hay que tomarlos en cuenta.

Yehude no va a encontrar la respuesta apropiada en líderes hechos al respaldo plutocrático y no al respaldo popular.

Hay que ordenar el País con los líderes que son auténticos representantes de la nación: los regionales

Regresar