Desde  Ascope

 

Presentación    Comentarios literarios

 

 

 

                                       ZAFRA POÉTICA DE GONZALO ESPINO

 

 

                                                                                               Por: Bethoven Medina

 

Romano de Ascope

 

Gonzalo Espino Reluce nació en l956, en Roma, Ascope; ahí donde César Vallejo trabajó. Es poeta y crítico literario, con obra creativa y de análisis que merecen ser valoradas. Su actividad académica se da en la Escuela de Literatura y  de Postgrado de la UNMSM. Es profesor principal en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas. Especialista en literaturas amerindias y literaturas populares en América Latina. Doctor y magíster en Literatura Peruana y Latinoamericana, por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y  maestro con Mención en Lingüística Andina y Educación Intercultural en la Escuela Andina de Posgrado / FLACSO (Cusco-Quito).

 

Sus libros

 

“Zafra” es su obra poética reunida (1982- 2016), e inicia con “Siete poemas de ficción real” (1982) en los cuales denota textos a la Tierras de Ocongate, tomas de tierra, héroes del pueblo y trabajo honrado. Estos temas evidencian la clase social del vate y conlleva el ideal de equilibrar tenencias y bienes.

 

En “Casa Hacienda” (1991) muestra poéticamente la historia de luchas sindicales en el valle Chicama (Joaquín Díaz A.,1959) en el apartado “Ciruelo Yo” reivindica a la abuela Juanita Chunque en su función de mujer bondadosa reparando el sabor de la ternura. En el poema “Encierro” describe su espíritu estoico y poetiza también al “Ciruelo de fraile”. En la sección “Cogollos” enaltece a luchadores y personajes sociales de Chicama. En cambio, en la parte “Idea atrevida” con versos sencillos y  rítmicos da estampas de ají rojo, gallos finos, matacuyes, fiesta y primero de mayo. Concluye con “Casa Hacienda” hablando del canasto de ciruelo, al filo de una palana y define que, la casa mayor, es desigual. Es la biografía del habitante que nació entre cañaverales, buscando el desarrollo social.

 

En “Mal de Amantes” (2002)  los poemas de amor  no están exentos de la situación social. No es el sentimiento fácil, sino la razón amatoria desde el olvido, la estación. El amor que supera la soledad, el tedio, la noticia, el escenario y la vigilia de la noche.  Es una declaración dentro fuera de años, porque nadie nos obliga a amar. Es el amor revolucionario que supera el instante, la estancia y da respuesta a la realidad. Nunca es tarde para la confesión del amor-amor. El aedo ama y estremece ante el mal de amor en recelo que reclama una posición para enfrentar la vida.

 

Finalmente, “Quinto” (2013) conformado por poemas que tienen tan solo cinco versos, de ahí el título: "Quinto",  en formato de bolsillo incluye textos que transmiten emociones, travesías, identidad y el mundo del caballito, seviche, maya, fogón, forastero, agua, carnaval sintiéndose orgullo de ser peruanito. Es decir, el pueblo retratado en su mural de palabras sentidas.

 

El bardo es reivindicativo. Su elemento característico es el léxico con palabras de pueblo, pronunciando oralidad y sin mayores formulaciones da fresco lenguaje poético. Amalgama bien poemas directos, tiernos y  musicales en su recitación.

 

De los años ochenta

 

En la literatura peruana su poesía pertenece a la promoción del ochenta y siempre se ha caracterizado por su marginalidad, con textos hiperrealistas en modo protesta que se enfrenta al canon oficial con identidad y rescate a la memoria colectiva. Su poesía tiene el tono rural-campesino que sobrepasa a la modernidad de la urbe. Leyéndolo, interpretaremos a nuestro país con su vida de valles y sabiduría ancestral, resistiendo a la globalización.

 

En 2018 publicó “De ese hombre que dicen”, libro de poesía que indaga la existencia a través del amor, la soledad y la naturaleza campestre. Así, dividido en cinco apartados, los poemas constituyen una progresión temática sobre el ser humano vinculado a los animales y el campo.

 

 

Resumen

 

En la década del ochenta, desde la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y siendo estudiante de Literatura inició publicaciones Gonzalo Espino (Roma, Casa Grande, 1956), poeta y crítico, quien dirigió la Revista “Qantu” y editó “Casa Hacienda” (1992). Espino, en su poesía, es reivindicativo. Su lenguaje característico es el léxico con palabras de pueblo, recurre a la oralidad y sin mayores pretensiones de preceptiva literaria logra singular nivel poético. Amalgama bien poemas directos, tiernos y musicales en su recitación, y siempre se ha caracterizado por su marginalidad, con textos hiperrealistas en modo protesta que se enfrenta al canon oficial con identidad y rescate a la memoria colectiva. Su poesía tiene el tono rural-campesino que sobrepasa a la modernidad de la urbe. Leyéndolo, interpretaremos a nuestro país con su vida de valles y sabiduría ancestral, resistiendo a la globalización. Se ha especializado en literaturas amerindias y populares. Ha publicado, entre otros libros, su estudio y antología Efraín Miranda: indios dios runa (2009), la compilación Tradición Oral, Culturas Peruanas (2003) e Imágenes de la Inclusión Andina (1909).

 

 

Cajamarca, 05 de noviembre de 2019. 

Inicio


 Presentación    Comentarios literarios