MIS INICIOS COMO INGENIERO CIVIL

 

Presentación    Comentarios literarios

 

Fransiles Gallardo

 

Un primero de octubre de 1983, el presidente de la Corporación de Desarrollo de Lima, Ing. Álvaro Alarcón, me designó Jefe Zonal de la provincia de Yauyos, algo así, cómo sub Gerente de obras.

Hacía 7 meses, había ingresado a la Gerencia de Estudios y Obras. Me había casado con la Sra. Blanca Castro Quiroz.

Era un recién bajadito de la Universidad de Cajamarca.

Un serrano a quien lo regresaban a trabajar a una de las regiones más pobres, agrestes y deprimidas de la sierra del Perú.

El terrorismo trepando los cerros de la provincia.

En mis polvorientos archivos, encuentro las fotos de esta mi obra emblemática.

La construcción de la trocha Tingo Miraflores, cerca a Wankayo

Llegamos y le metimos punche. Track drill, Caterpillar, capataz, operadores. La comunidad mano de obra y guardiania.

En esa época administré, 1000 cajas de dinamita, es decir 200 mil cartuchos, 10 mil metros de guía y 1000 sacos de nitrato.

Sendero me envidiaba, me guiñaba, un par de veces nos tropezamos.

Detonabamos 100 perforaciones y decenas de calambucos.

Los cerros tronaban, las rocas volaban, las trochas avanzaban, la gente se alegraba, sendero nos miraba.

La alegría más grande de un Ingeniero, es darle contento a la gente. Saber que su trabajo vale la pena. Que la tecnología los hará felices.

Subir con la camioneta Dodge Power Ram de doble tracción y 2 tanques de gasolina y festejar el contento en las Plazas de Armas, con la gente agradecida, no tiene precio.

Mi recuerdo al grupo que chambeaba conmigo. El gordo Paredes, el negro Sánchez, el chibolo Quintana, el lito García.

Eugenio y Victor mis choferes. Salíamos a las 4 de la mañana y regresábamos a las 10 de la noche. De un pueblo a otro, 3 o 4 horas. 33 distritos dispersos en 3 ríos y cuencas.

Construimos las trochas de Huamgascar, Viñac, Madean, Allauca, Quinocay, Azangaro.

Sendero sabía de nuestros trajines. Huancavelica y Ayacucho estaban aquicito nomás.

De estos desencuentros escribí Entre Dos Fuegos Historias de Ingenieros.

Han pasado tantos años, que las trochas, asfaltadas estarán. Qué bueno.

De sus inicios nadie se acordará ni me recordarán.

Llegamos hasta donde el estado no había llegado.

En la foto, la Placa entregada por el presidente, por nuestro trabajo.

La nostalgia me invade, los recuerdos se agolpan. Me sirvo un buen trago. La tristeza me envuelve, pongo un carnaval de Cajamarca...me pongo a llorar...

 

 

 

 

 

Cajamarca, 12 de octubre 2020.

Inicio


Presentación   Comentarios literarios