Foto: Findagrave

 

Ir a Presentación   Monseñor José Dammert

 

José Dammert Bellido

En el centenario de su nacimiento

 

Escribe: Hugo REYNA GOICOCHEA

 

Este domingo 20 de agosto, se conmemora el Centenario del nacimiento de quien en vida fue Obispo Emérito de Cajamarca, destacado religioso, Monseñor José Dammert Bellido, quien dirigió los destinos de nuestro  pueblo católico por espacio de treinta años, prácticamente un tercio de vida institucional de la Diócesis de Cajamarca, desde que se fundó en 1908, por disposición del Papa San Pío X.

 

Vida fecunda

 

Según referencias bibliográficas Monseñor José Dammert Bellido, nace en la ciudad de Lima, un  20 de agosto de 1917 (Día de San Bernardo). Descendiente de familia aristocrática limeña. Sus padres fueron don Enrique Dammert Alarco y doña Rebeca Bellido Vivanco (fundadora de la Rama de Mujeres de Acción Católica Peruana). Fue nieto de Juana Alarco de Dammert  y el tercero de cinco hermanos. Realizó sus primeros estudios escolares en el Colegio Deutsche Schule en Lima. Debido a la crisis del año 1929, el colegio tuvo que cerrar, pasando a estudiar al Colegio italiano, hoy Colegio Antonio Raimondi, ganando al final de la secundaria una beca para estudios de Derecho en Italia. (Microbiografía: Cajamarca – Sucesos, J. Paredes A.).

 

Ordenado sacerdote en 1946, fue nombrado por el Papa Pío XII en 1958, como Obispo Auxiliar de Lima, y en  1962, como Obispo de la Diócesis de Cajamarca, hasta su retiro en 1992.

 

Murió, ya en el retiro de vida apostólica, a los 91 años de edad, en la capital de la república, un 8 de setiembre de 2008, en el mismo año en que se celebraba en su Cajamarca querida, el Primer Centenario de la Diócesis, a la que tanto sirvió.

 

Trascendente labor académica

 

Mons. José Dammert (1917), constituye, desde ya una importante figura académica, por sus aportes en las ciencias sociales, en el campo del devenir histórico y social nacional y, de manera especial, en Cajamarca, de la que fue un acucioso investigador. Doctorado en jurisprudencia civil de la universidad de Pavia (Italia).  Se desempeñó como profesor de Derecho Romano, Derecho Canónico y Público Eclesiástico en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú, primera universidad privada en nuestro país, ostentando los  cargos de Vicerrector (1952-1958) y Secretario General (1947-1958); además de haber sido nombrado como profesor emérito del Departamento Académico de Derecho de dicha casa superior de estudios.

 

En el campo de la investigación social nos ha dejado un importantísimo legado sobre la acción pastoral y el desarrollo histórico de nuestros pueblos, en una prolija profusión de artículos publicados en revistas y libros como: La Iglesia en el Perú y La Iglesia del Siglo XX en España, Portugal y América Latina;  El clero diocesano en el Perú del siglo. Lima, 1996;  El clero diocesano en el Perú del siglo XVI. Lima, 1997 - Primera evangelización y pastoral hoy. Bogotá, 1988; y, para Cajamarca: Cajamarca en el siglo XVI. Lima, 1997; Cajamarca independiente. 13 de enero de 1821. 334 pp. 1974; Cajamarca durante la Guerra del Pacífico. 178 pp. 4983; La generación brillante egresada del Colegio Central de Artes y Ciencias de Cajamarca. 198 Pág. 1983. - Semana Santa en Cajamarca. Obispado de Cajamarca, 40 pp. 1989, entre otras obras trascendentes.

 

Obra pastoral y social

 

En el desempeño del cargo como Obispo de la Diócesis de Cajamarca, por tres décadas (1962-1992) Monseñor José Dámmert Bellido, se caracterizó por el desarrollo de un trascendente trabajo apostólico, con una fuerte inclinación a la reivindicación social de los sectores mas desposeídos  del campo y la ciudad. En las áreas rurales, propugnó la presencia permanente de órdenes, cuyos integrantes desarrollaron un intenso trabajo pastoral, así como de la formación de propios catequistas rurales, con una mirada hacia lo alto, de lucha por el reconocimiento de sus derechos, por décadas conculcados, así como por la valoración del arte y su cultura ancestral, propias del orgullo de las comunidades campesinas.

 

Durante su permanencia en Cajamarca, dio muestras de una férrea disciplina por el trabajo pastoral y social, llegando inclusive a ser un destacado directivo de la entonces Junta de Obras Públicas de Cajamarca, desde la cual impulsó la ejecución, por los años sesenta, de importantes obras de infraestructura de saneamiento y vialidad, en beneficio de la población cajamarquina.

 

Vivirás siempre en nosotros

 

Este singular hombre, que en su vida sacerdotal y como conductor de la iglesia cajamarquina, dio muestras fehacientes de humildad y especial modestia, constituye una de las figuras más relevantes del catolicismo en  Cajamarca, de cuya Diócesis  fue su sétimo obispo; tocándole conducir a la iglesia católica en un período de cambios de las estructuras sociales que caracterizaron a las décadas de los sesenta  y setenta, despertando las expectativas y simpatías del campesinado y sectores empobrecidos de la sociedad;  como también,  fuertes reacciones de los sectores más conservadores de la sociedad cajamarquina, quienes no obstante, mostraban un prudencial respeto hacia su persona.

 

Para quienes tuvimos la ocasión de conocerlo e integrarnos, en alguna oportunidad, en su labor pastoral y social, lo recordamos por su carácter flemático y firmeza en sus decisiones, que signaban su perseverancia para admiración de propios y extraños.

 

Inicio


Ir a Presentación   Monseñor José Dammert