LOS   MALES    DEL   POBRE

 

Presentación      Coronavirus

 

Escribe   César Alfaro V.

El  COVID 19 intenta extenderse hacia la zona rural de la región Cajamarca. Hay que impedirlo a toda costa. Quiere la pandemia arrasar con humildes campesinos que son un promedio del  75 % de la población total, y que sólo por el hecho de vivir donde viven, ya los cataloga como pobres y extremadamente pobres (a mayor ruralidad mayor pobreza dicen  los entendidos). Y para remate la región  menos competitiva. Justo allí, es donde se halla la mayor cantidad de niños desnutridos crónicos antes de cumplir  los cinco años, con madres jóvenes también desnutridas (que por falta de atención mueren antes de dar a luz), que ven como se  agudiza su condición de  seres anémicos(o minusválidos).   

Allá quiere mandarse el corona virus, donde se presenta la unidad agraria (o su parcela), muy fragmentada),  que a las justas permite una economía familiar de subsistencia; donde la taza de analfabetismo es alta; sin   agua potable (toman  agua entubada o la del puquio que  produce una diarrea aguda fulminante).  Y los desnutre,  haciéndolos presa fácil de todo mal y de todo virus por simple o pequeño que éste sea. Y el corona virus no es simple ni pequeño.  No exagero amable lector.

Tampoco  pretendo tapar una realidad que desde hace mucho la tenemos y conocemos. Permaneció  durante  Yanacocha y continúa hasta nuestros días. Ese es el norte hacia el cual se enrumba la pandemia luego que desgracie más la vida de quienes moramos en la ciudad (si no acatamos lo que disponen las autoridades).  Entonces así están las cosas con la gente pobre (que tiene una cultura milenaria y una tradición de trabajo,  no de entes receptores de dádivas ni víctimas de falsas políticas de asistencialismo que lo han vuelto ocioso y pedigüeño (lamentablemente).

 Les llegará la peste. Pero la muerte NO podrá acorralar a esta nuestra gente que habita amplias campiñas y jalcas  donde se respira más oxigeno, para  mas hemoglobina. Allí se entrampará el criminal. No  será  propiedad privada del COVID 19 aquella parte del país.

 

 Las grandes urbes  de naciones poderosas como  Estados Unidos, España, Francia, Italia, Alemania,  Reino Unido; han sido derrotadas. En esto es democrático el malvado COVID. Va  contra el pobre (sucio y cochino, dicen algunos); y acomete igual contra  los ricos (limpios y decentes) No nos alegra esto por supuesto, ni que fuéramos estúpidos. 

Vivir en el campo (con casas dispersas que evitan la propagación),  cumple con el distanciamiento entre personas (vital  en esta coyuntura). El aislamiento social  (con un chacarero que vive días enteros en su chacra sin salir de ella),  lo protegerá sin causarle stress alguno.  

Ya está bien hasta acá. Toca receso. Dejemos a pobres y a  extremadamente pobres. Nos vamos a romper la cabeza. Pensemos mejor que todo ello sólo está en nuestra mente. Y en un giro de 180  los  conmino a que respondas  ¿Es la  pobreza  un estado mental?  “Ser pobre no significa no tener dinero. Esta, es una situación temporal”.

La pobreza es un virus. Lo detectamos cuando sientes envidia por la riqueza ajena. Cuando vas por la vida con el rostro triste, amargado, lamentando tu mala suerte. Cuando tiendes a querer aprovecharte de los demás,  a no dar o a dar lo mínimo en todo.  Cuando pagas tus deudas y compromisos quejándote.  Cuando no amas lo que haces.(H. García) 

Resulta curioso, cuando una persona está enferma, se hace todo lo posible por curarla, por sacarla de ese estado anómalo e inarmónico. No sucede lo mismo con la pobreza, a pesar de ser tan perniciosa como la enfermedad, a la pobreza no sé si por consuelo se le da estatus y relevancia. Se la glorifica, se le compone un himno internacional, se le considera una virtud y es prácticamente un pasaporte al cielo.(H.G.)

Pero resulta que este virus tiene su antivirus: Prosperidad se llama. Hay que desterrar el errado concepto que para ser prósperos se necesita tener  dinero, el mismo que llega si se tiene una conciencia de prosperidad. El dinero es un gran servidor pero un pésimo amo. Un ingrediente importante para la prosperidad es la valoración personal. Hay que creer en nosotros mismos, en que podemos y somos capaces de lograr el éxito y sobre todo hay que estar convencidos que nos lo merecemos.

 

 

 La rueda de la prosperidad, tiene 3 ejes, si uno de ellos falla, dicha rueda se detiene. Estos 3 ejes son: Dar, recibir, agradecer.

He abreviado mal este punto dejando mucho para la discusión (con mas sicólogos). Aquí soy enfático: El corona virus no se encuentra en la mente, tampoco existe un anti corona virus en la cabeza. Me quedo con nuestro cholo de llanques y con mi china de fondo y chale (no contagiados por la corrupción que si la tienen la gente de saco y corbata).

También me quedo con ese viejo agricultor que alguna vez dijo: “Como extraño  las epidemias de mi generación. Sólo había piojos y liendres. El distanciamiento social era: No te juntes con esa piojosa”. 

Cajamarca, 28 de mayo de 2020.

 

Inicio


Presentación      Coronavirus