Aflicción y esperanza

 

Presentación      Coronavirus

Homero Bazán Zurita

 

Nadie puede negar que esté afligido, angustiado, temeroso. Es natural, porque estamos atravesando una de las peores pandemias de todas las épocas de la historia mundial; antes las pandemias mataban porque no había medicamentos o vacunas y no había el avance científico-tecnológico que hay ahora. Pero con este SARS-Cov-2 todavía no se puede. Más, como dice un científico español, en tres meses hemos aprendido más del coronavirus que en años de investigación sobre el VIH (SIDA) y eso ya es una buena noticia. Por ejemplo, desde enero, un mes después de anunciada la pandemia, ya se conocía al detalle el genoma o componente genético del coronavirus)

Se están probando en 45 países y bajo la coordinación de la Organización Mundial de la Salud y en decenas de laboratorios, hospitales, universidades, centros de investigación,  medicamentos que se están aplicando a personas, claro, con su consentimiento informado (firman ellos o sus familiares para que se les aplique la medicina que está en prueba). Se trata del programa Ensayo de Solidaridad (Solidarity, en inglés), un programa con el que la Organización Mundial de Salud (OMS) probará cuatro tratamientos para encontrar el más efectivo contra el coronavirus. Son medicamentos que se han utilizado para otras enfermedades, pero que pueden ayudar con la COVID-19. De estos procedimientos, todos debemos estar seguros de que muy pronto, ojalá en pocas semanas, debe de haber una cura contra los síntomas peligrosos de la virosis, esto es básicamente la neumonía y la fibrosis pulmonar. Y en unos meses más la vacuna antiviral. De ello, creo, debemos estar optimistas y con gran esperanza.

Sigamos pues apoyando y reconociendo lo que hacen nuestras autoridades y cumpliendo cabalmente las medidas ordenadas. Ese es nuestro aporte personal y familiar. Sigamos reconociendo a nuestros nuevos héroes: científicos, médicos, enfermeras, técnicos, auxiliares, policías, miembros de las fuerzas armadas, bomberos, los que transportan comidas e insumos, los que siguen abriendo sus puestos y sus farmacias, y tantos otros, al frente en la batalla, sin olvidarnos de algunos héroes a los que no mencionamos, como son los recolectores de la basura diaria que se produce, muchos de ellos sin los equipos e implementos adecuados.

Y mantengamos nuestra fe, oremos espontánea y francamante, y confiemos en la ciencia y sus ejecutores, y de lo que están haciendo para controlar médicamente a esta novísima e inesperada peste global.

Cajamarca, 11 de abril de 2020.

Inicio


Presentación      Coronavirus