A todas las autoridades de Cajamarca, a todos los 24 departamentos del Perú, a todos los peruanos y peruanas.

 

Presentación    Comentarios literarios

 

Por: Julio Barco (1)

 

Es, para mí, un gusto formar parte de la lista de los ganadores, ser el primer puesto en la calidad de poesía a nivel nacional de este concurso convocado por la municipalidad de Sucre y la Asociación Cultural Letras Huauqueñas; confieso que no soy un autor impresionista o que busque llamar simplemente la atención con poses vacías, a mí, niños y señoras, jóvenes y ancianos que me leen, me gusta invitar al pensamiento, conectar con lo más hondo de la propia Poesía, a la que observo como un Universo abierto con sus propios códigos y ritos, que uno -en el siglo de internet y de las nuevas revoluciones tecnológicas- explora y asume.

No se trata simplemente de poner cualquier letra de modo azaroso, de cuajar y refundir cualquier atmósfera con otros delicados y titilantes trazos que den la simetría perfecta de un poema cuajado, sino de abrir la mente. Podemos sumergirnos en las ideas de González Prada sobre la musicalidad de la nueva gramática, o en la desmesura de Ramírez Ruiz al crear un nuevo lenguaje, o en el absurdo de Trilce, o en la lucidez lúcida de Oquendo de Amat. Hay que nadar en las texturas, en la densidad de las sensibilidades. Dibujar en nosotros la posibilidad de la creatividad como un instrumento que nos permite medir nuestras propias energías, aprender de otras, e interactuar en este mundo cada día más banalizado para pensamientos abstractos, alejados de lo inmediato o que simplemente fomenten el humor digamos aciago de ciertos poetas convertidos en payasos que usan sus ratos de ocio para denigrar a los demás. Es que, señores, señoras, hemos olvidado que la mente debe ser nutrida, cuidada, estremecida por diferentes estímulos que sean leña para su propio e ínsito fulgor. Hemos olvidado que detrás de los artistas del lenguaje, de los arquitectos del símbolo vastísimo, hay una lucidez que nos ata a la tierra e ilumina el cielo.

No, señores, no señoras, la voluntad que mueve la energía de los artistas que avanzan y trazan en el aire de nuestra realidad sus músicas mentales no es jamás la fama ni de ninguna manera los artilugios de ciertas mentes del tamaño de pulga que son apenas capaces de articular una idea perfecta como una mandarina. Lo cierto, es que estos premios fomentan en los jóvenes y adultos de todo el país la necesidad de volcarse nuevamente al estudio de la Literatura, donde se acrisola la Ciencia, la Historia, la Economía, y cuanta materia quiera usar dentro de su propio trabajo artístico el poeta. La potencia se desborda y es directamente proporcional a la creatividad.

Solo así, empujado por esos anhelos, y sueños y deseos y desmesuras, creo en estos premios y su función como agentes que estimulan -como relámpagos- la creatividad nacional. Y es que, ¿qué podemos ser como nación si no somos artífices de los nuevos sueños y delirios que surgen y tarjen aladamente el ser de todos los lectores cual piedras donde titilan las alas de las aves? ¿Qué se puede esperar de un país que no sea armonioso con el talento de sus habitantes? ¿Qué podemos esperar de una sociedad que mira de forma oscura y abyecta su propia expresión, su propio arte? ¿Qué podemos esperar del desdén y olvido de la prensa nacional, a nivel de televisión y periódicos de la poesía? Solo silencio. ¿Hasta cuándo nuestra literatura seguirá silenciada bajo el yugo de la ignominia y la estolidez de los medios? Y la poesía, aunque calle a momento de enhebrarla, es totalmente bulliciosa. Necesitamos oírla, como las hojas del paico de la puerta de mi casa anhelan la luz del sol encabritándose contra el espacio. La expresión, para un mundo tan problematizado y violento, es liberadora. Y sirve de autocultivo de la propia mente.

Todos sabemos lo que es nuestro país: desigualdad social y problemas a nivel educativo, que justamente vienen de la poca y casi visible apoyo cultural a nuestro arte íntimo, que es el arte de la poesía. Hoy leía los siguientes datos: «El 40 % de la riqueza peruana está en manos de apenas 4,500 personas; en el otro extremo se necesitan más de 24,000,000 de peruanos para juntar el 50 % de riqueza nacional.» (2) En estos marcos, me pregunto, ¿cuánto de ese dinero se usa para la educación de todos los peruanos y peruanas?

¿Acaso no hay necesidad de fortalecer nuestra pobre merienda de lectura que nos rezaga de las listas anuales y exámenes internacionales? Cuando pienso en esas vicisitudes en las que se encuentra cualquier joven lúcido frente a lo que te propone la realidad solo observo rebeldía, pero una rebeldía que venga de estudiar, de aprender, de actuar bajo la convulsión de nuestras mentes, que sean espacios donde se forje la rosa y se construya -como sugiere Juan Ojeda- la nueva nave.

ESTA REALIDAD nos obliga a ser críticos, sin perder por ello lo sensible, al contrario, es necesario bruñir lo sensiblemente crítico, o la crítica de lo sensible con el fin de tener mayor criterio. No se trata, por supuesto, de jugar a mesianismos, de obligarnos a usar un disfraz: la poesía la escriben hombres y mujeres de concreto, que se visten y entienden el campus del orden Simbólico; no obstante, la lucidez de la lógica poética tiene su propia naturaleza.

Cuando pienso en la escritura de poesía en este delirante país pienso en muchos rostros, muchas historias, deseos, pequeños instantes de gozo, angustias, insoportable rutina, demencia y sueños, rosas y el mar, sopas calientes, avenidas y locura, puentes y desesperación, tristeza y tamales, calles y alborotado y jadeante movimiento de pentagramas y hierro. Como cualquier chibolo de este país, padecí la barbarie de los gobiernos de Fujimorí, y sus consecuencias en el empobrecimiento de la calidad cultural de nuestra nación. Soy consciente de que la lectura como tal, inherentemente, es también agente de los cambios de la sociedad, y es necesario seguir estimulando a nivel nacional nuestros talentos bajo estos concursos. Seguir moviendo el fuego de la crítica e inteligencia.

Reivindico las palabras de la recientemente fallecida Patricia Souza que en el bello libro Tristán expresó «Yo no creo en la separación entre la vida y la obra, porque la escritura es la huella, la marca de ambas, una articulación. Todo me parece signo.» Esta certeza me lleva a mí, a transitar en todas las realidades con esa fuerza de la palabra y esa necesidad de la escritura.

Celebro pues que un premio así se siga dando a nivel nacional, que nazca de proyectos ambiciosos que abren las nuevas puertas a muchos jóvenes como yo que desean hablar y alzar el fuego de su voz entre tantos mercachifles y bulla vacía. Sirve como ejemplo para que más personas sigan apostando por la continuidad, preservación y longevidad de estos eventos que premian el ingenio y seso de muchos peruanos. Sin olvidar que Cajamarca es un lugar significativamente histórico para nuestra sociedad: el lugar donde se fundó la división de los españoles e incas, donde justamente las letras fueron arrojadas furibundamente como signo de crítica a la invasión.

Ahora, muchos años después, las letras no son solamente de uso eclesiástico o dogmático, sino afirmativo de nuestra pluralidad y riqueza. La municipalidad de Cajamarca, celebrando anualmente este premio, ilumina las letras y alimenta el empuje de muchos talentos ocultos y, simultáneamente, da un ejemplo a todos los departamentos del Perú. Celebramos la calidad y limpieza de su jurado y la honestidad de su trabajo a nivel nacional. Esperamos con atención el Premio Huauco de Oro 2020.

------------------

(1)  Julio Barco -1991-Autor de los libros Me da pena que la gente crezca, Respirar (premio Gremio de Escritores), Arder (gramática de los dientes de león), Arquitectura Vastísima (Premio Huauco de Oro, 2019)La música de mi cabeza volumen 7. Y de la novela: Semen (música para jóvenes desempleados) o A(mor) Fue parte del colectivo Tajo y actualmente lidera la web Lenguajeperu.pe y el movimiento cultural Poético Río Hablador, a su vez, la editorial Higuerilla.

Notas

(2) Pedro Francke / Hildebrant en sus 13 / número: 466.

 --------------------

NR: Enviado a mi Facebook por el escritor Elmer Castillo. Gracias don Elmer / JCPA.

 

Cajamarca, 09 de noviembre de 2019. 

Inicio


 Presentación    Comentarios literarios