Los nuevos gobiernos locales

 

Presentación   Artículos de opinión

 

Por: G. Guillermo Silva R.

Se terminaron las fiestas de fin de año, es decir, la Navidad que como siempre enmarca la tradición religiosa y familiar. La otra de Año Nuevo, con los saludos, deseos  y creencias “amarillas”, que van por lo mismo: salud, dinero y amor. Este es el preámbulo que nos tocó vivir esta vez, con las entradas de los nuevos equipos a los gobiernos locales a las diferentes alcaldías en las provincias y en los distritos de nuestro quebrantado país.

Tuvimos la oportunidad de pasarlo en mi tierra natal, Cajabamba, la cual necesita, clama, espera un verdadero cambio, desde hace varias décadas. El alcalde electo, un joven con bastante ánimo, con su grupo impulsor, sus regidores, su equipo técnico, tuvieron la iniciativa de realizar la ceremonia el 31 de diciembre, con una misa introductoria y luego con la juramentación oficial en la Sala Natividad. Luego, invitaron a Las Terrazas a festejar y esperar el año 2019. Buen inicio, porque empezaron a trabajar a partir del 2 de enero.

En la juramentación, escuchamos su presentación del alcalde entrante, Pepe Morales. Un discurso moderado, evocó su deseo de erradicar la pobreza, de ocuparse de las personas de la tercera edad y de la niñez, grupos de edad frágiles en sus necesidades. También, remarcó austeridad en el gasto municipal y el de buscar apoyo a sus proyectos en los diferentes ministerios del poder ejecutivo. Un gesto que tiene sentido y que esperemos se realice, porque como repito, la población quiere ver un cambio en el sentido positivo. Es un equipo joven y me parece que lo podrían hacer.

Salgo de Cajabamba, porque tengo que regresar al trabajo. Vemos que, en el valle de Condebamba, sigue todavía la propaganda electoral de algunos candidatos, de Richard Obando del MAS, de Juan Pérez del “sombrero” y otros. Creo que, tenían 60 días de plazo para retirar o borrar después de finalizadas las elecciones, es decir, terminaba el 7 de diciembre. Tal vez, piensan postular el 2022. Llegamos a Chancay, algo parecido, publicidad electoral vigente, donde resalta el “Dañadito”, luego leemos otros, Flores. Pasamos Ichocán, llegamos a San Marcos y la ceremonia recién se lleva a cabo al mediodía del día laborable. Sigue Matara, con algunas pintas igualmente, remarcamos de “tu paisita”. Llegamos a Namora y otra ceremonia en su mini plaza de armas. El nuevo alcalde, el señor Lobato, tiene sus pintas políticas en las paredes de muchas viviendas. Al fin llegamos a Cajamarca y constatamos que hay aún mucha publicidad electoral, lo que es signo de falta de responsabilidad social.

Además, recordemos que, las municipalidades o gobiernos locales, representan a la población y que su finalidad es la de promover la adecuada prestación de los servicios públicos, de fomentar el bienestar de su gente y el desarrollo integral de su comunidad. El organizar fiestas, como carnavales, corridas de toros, semana santa y otros, no es de su competencia, para eso están los barrios vecinales, los aficionados, las parroquias, etc. Buena gestión a todos los nuevos gobernantes y que perduren esos ánimos.

Guillermo Silva

04/01/2019

 

Inicio


Ir a Presentación   Artículos de opinión