La coma me dejo en coma

 

Presentación    Comentarios y Reflexiones

 

Por: G. Guillermo Silva R.

En el mes de julio del presente año, la Asociación Cajamarca, Identidad y Cultura (ACIC) me propusieron compilar mis artículos publicados en diversos periódicos, revistas y páginas web. La idea me ha parecido brillante, como un diamante. El problema era rebuscar todos los archivos, publicaciones, fotos, dibujos originales. Después de varias semanas de trabajo de hormiga, lo hemos conseguido. Ahora, el diseño está a cargo de la Asociación, la cual me ha hecho llegar el primer borrador, para hacer las correcciones del caso.

Esta fase es ardua, para lo cual se necesita mucha paciencia, tenacidad y un toque artístico. Han escogido buena parte de los artículos, clasificándolos por temas, es decir, tenemos: salud, educación, economía, medio ambiente, deporte, política. Me parece importante, ya que se les había proporcionado solamente una lista por años, fechas y donde se publicó. Esperamos que salga a la luz en diciembre del año en curso. Hace unos días he comenzado a releer los artículos y me doy con la grata sorpresa del uso o desuso que tuve que darle a la coma, que me ha dejado en “coma” (adormecimiento).

En la escuela aprendimos que, la coma es el signo ortográfico que nos indica una pausa breve dentro de una oración o enunciado. De la misma manera, su uso viene determinado por la intención de la persona que escribe; aunque hay comas obligatorias porque su ausencia cambia el significado del texto. Entonces, quisimos ponernos al día y saber los diversos tipos de comas que existen en la actualidad. Para esto, recurrimos al internet y encontramos lo siguiente: enumerativa (1, 2,3,…), vocativa (ejemplo: Por favor, Elena, descansa mañana), hiperbatica (Si hay una buena oferta, comprare un par de zapatos), elíptica (Isabel baila, tu no), incidental (Javier, sin embargo, es muy fuerte), adversativa (Estamos en verano, mas hace frío).

Esto ha ocasionado a preguntarnos el avenir del lenguaje o comunicación, sobre todo, escrita. Imaginémonos que, estamos en el año 2045 ¿Usted qué piensa? Simplemente analice ahora cuando recibimos en el celular los mensajes texto, nos encontramos con lo siguiente: xq (porque), ok (está bien), etc. También, observamos en los jóvenes de la generación Y la forma como escriben, con una ortografía que da lástima.

En consecuencia, hay que tener cuidado con la coma, porque su mal uso puede convertir un texto o frase en ambiguo, insultante, orden, advertencia o algún otro sentido. A los abogadillos (tinterillos) les gusta hasta bailar con las comas. Incluso manifiestan: ¡Maravillosa coma! ¡Genio de la justicia! ¡Admirable coma! Los músicos igual utilizan la coma como un intervalo que equivale a una fracción de sonido. Por esto, quiero proponer que nombremos a una calle o una avenida o tal vez un parque: La Coma, porque se lo merece. Pero, por ahora, solo nos quedamos reflexionando en la coma porque me ha dejado  en coma (adormecido) para que no coma (verbo). Gracias coma (,) aunque me despido con un punto.

Guillermo Silva

09/09/2018

Inicio


Presentación    Comentarios y Reflexiones