GENIOS DEL PERÚ

 

Presentación     Comentarios y Reflexiones

 

Fransiles GALLARDO

 

Estoy emocionado, casi hasta las lágrimas. Estoy leyendo las historias de los tres genios que acaban de ingresar a la Universidad Nacional de Ingeniería, la vieja UNI.

Y la emoción, no es sólo por las edades. Con 15 años, Francesca Rojas Salcedo, la bella genio, rompió un récord histórico en la UNI. Ser la primera mujer en ingresar con el más alto puntaje. Y a la primera. Desde San Martín de Porres. Con padre policía y una madre ama de casa. Con toda seguridad será una brillante Ingeniera de Sistemas. Bienvenida.

Las historias de vida como la de Ronald Lima, quien ocupó el Primer Puesto en Ingeniería Mecatrónica. Su historia es una gran historia de vida. De ganas. De perseverancia. En un accidente en su natal Abancay, perdió a su padre y a su brazo izquierdo; pero no liquidaron sus sueños. Acá en Lima lavó carros, repartió menús, lustró zapatos para reunir los 420 soles para la inscripción y no los consiguió. Lo exoneraron del pago por su condición de discapacitado. Sacó doce de promedio, cuando en la UNI y en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Cajamarca, donde estudié, sacarse once, es solo comparable con que la reina de la universidad quiera ser nuestra novia o encontrarse cien soles tirados en la calle, sin tener un sol para el pasaje.

Hoy, Ronald Lima es el orgullo del Colegio Nacional Miguel Grau de Abancay y su madre quien teje chompas y chalinas para sobrevivir, probablemente no calcule la magnitud de la proeza de su hijo. Seguramente este genio abancaíno no cesará en su empeño de construir brazos y piernas biónicas, tan parecidos a los de carne y hueso que él mismo usará. Que la perseverancia lo acompañe.

El huantino Gabriel Barbosa es otro caso para admirar. A su abuelo Lucio los terroristas lo mataron colgándolo de un árbol, por haber enviado a su hijo a Lima y evitar que fuera reclutado por Sendero Luminoso. Sacó 14, la nota más alta para ingresar a Ingeniería Ambiental. Sin duda alguna, Gabriel será un brillante ambientalista. Hoy, necesitamos a los mejores, para mejorar al país.

La emoción y disculpen la tristeza, es que también soy provinciano. Cajacho para más señas y Magdacho para más detalles.

Son la raíz provinciana, que con sus ganas de ser mejores, está aportando a la patria los mejores cerebros. Sólo falta moldearlos.

Allí está la labor de mi amigo y paisano en Ingeniero Jorge Alva Hurtado, actual Rector de la UNI y Decano Nacional del Colegio de Ingenieros del Perú para desarrollar su mayor y mejor capacidad cerebral y profesional.

Cajamarca, 04 de abril de 2016

Inicio


Ir a Presentación    Comentarios y Reflexiones