Carta a mis amigos y amigas peruanos

 

Ir a Presentación     Temas Navideños

 

                                                                                          Valladolid 15 de diciembre de 2018-12-15

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manuela Serrano Ruiz.

 

Queridos amigos, queridas amigas: Esta misiva está relacionada  con las Navidades que llaman puntuales a la puerta. No es que me gusten especialmente estas celebraciones, no me gustan, pero me las tomo como un momento de dejar todo, para pensar en mis amistades lejanas y cada año escribir un mensaje más o menos semejante a este. No tiene otro objetivo que recordarles que existo en este lugar del mundo donde un día como hoy por ejemplo, apenas hemos visto la luz. A mí me parece que la sociedad ha cambiado mucho en los últimos años al menos aquí y cada vez tienen menos sentido celebraciones despojadas de su sentido religioso  por unos motivos u otros, entre otras cosas, porque ya el Cristianismo no tiene ese valor preponderante como ocurría en el pasado. Aquí y supongo que “allá”, Navidad es sinónimo de consumo, luces y colores, cenas y comidas, juguetes y sueños… para los niños que esperan los “Regalos de los Reyes Magos”, poco más. En definitiva les escribo porque decido hacer “un alto en el camino”, recordarles y nutrir de alguna manera mi relación con ustedes que escriben muy poco, esa es mi experiencia después de veintidós años. Como saben para mí, la escritura tiene una importancia grande en la vida, sin ella, no hubieran sido posibles mis viajes anuales al Perú desde 1996.

Les comunico que estoy recién llegada de un viaje precioso por tierras del norte de África, más en concreto, por Marruecos, un país islámico, una especie de oriente encajado en occidente, sólo el Estrecho de Gibraltar una franja muy estrecha de agua, separa España del norte de África. En torno al Estrecho, se producen las llegadas de inmigrantes en pateras -unas barcas sumarias-, en las que solo los más fuertes o afortunados logran la supervivencia. Se dice y debe ser bien cierto, que el Mar Mediterráneo es el mayor Cementerio de Europa. Hemos visitado ciudades legendarias como Marrakech y Fez, otras que lo son menos pero también aportan su importancia política o económica como Rabat y Casablanca, hemos visto talleres artesanos de cerámica, textiles de alfombras, orfebrería y he visto una escena sobrecogedora de hombres semidesnudos metidos hasta la rodillas en una especie de balsas donde se producían los tintes para las alfombras… por un momento creí regresar a los tiempos del Imperio Romano… pero no, eso ocurre cerca de Andalucía. Llaman la atención los colores, sabores y olores de los Zocos, un dédalo de callejuelas donde se impone “regatear” porque es algo convenido, que está en el ambiente. Los edificios públicos y religiosos, son sobrios por fuera y con una decoración exquisita por dentro.

Espero que la política peruana vaya sorteando sus escollos, de vez en cuando, entro por Internet en “La República” y “El Comercio”, así que estoy más o menos informada de lo “general”…  y de lo particular, sé que si no viajo pues me quedo sin amistades, -salvo honrosas excepciones-, así es la cosa y cada vez la asumo mejor. Yo creo que vivimos inmersos en un mundo muy “comunicado”, pero a la vez estamos más “solos y solas” que nunca, esa es mi percepción.

Respecto a mi viaje es pronto para decir nada, veo todo el invierno por delante… ahora mismo, he regresado del viaje con un buen resfriado… ya se verá, como estoy “yo” y cómo “mi circunstancia”, mis hermanos mayores son muy mayores y es una cuestión que pesa a la hora de decidir.

Que el nuevo año nos haga un poco más abiertos, tolerantes… y si se pudiera, felices, por pedir que no quede.

¡Un abrazo muy fuerte!

Manuelase

Inicio


Ir a Presentación     Temas Navideños